El año doliente

El año que se va ha hecho aflorar lo mejor y lo peor de nosotros mismos, y nos ha obligado de manera despiadada a confrontarnos con nuestras propias debilidades ante el coronavirus

Hoy extraemos en nuestra web un artículo de María Paz López, publicado hoy en las páginas de religión del diario la Vanguardia de Barcelona, y que puedes leer integro pinchando aquí: http://lavanguardiakiosk.milibris.com/share/article/1355f0e7-3cee-4401-a163-b4442bfb1a3a/05762ac0-827b-4ede-83b3-da99c2c9e763 , y que reproducimos a continuación:

El año que se va ha hecho aflorar lo mejor y lo peor de nosotros mismos, y nos ha obligado de manera despiadada a confrontarnos con nuestras propias debilidades ante el coronavirus, en un ejercicio continuo de tensión con las fortalezas que, pese a todo, siguen anidadas en el espíritu humano. Solidaridad y egoísmo, valentía y miedo, responsabilidad e insensatez, esperanza y desengaño, resignación e ira, nos acompañan desde que la Covid-19 irrumpió en nuestras vidas a inicios del 2020.

Gobiernos, instituciones y corrientes de pensamiento se han visto también sometidos a la prueba de estrés que suponen la pandemia y sus derivadas sociales, económicas y políticas. Las religiones del mundo, tocadas asimismo por la dura prueba, han sentido el golpe en una seña básica de su identidad: la dimensión comunitaria del rito. La primera ola de la pandemia, en la primavera, impactó en festividades esenciales: la Pascua cristiana, la Pésaj judía y el Ramadán islámico. La segunda ola ha ensombrecido la Navidad, una fiesta cuya cálida dulzura va más allá de la vivencia religiosa cristiana.

Imposibilitados para reunirse en gran número como antes, líderes religiosos y fieles se las ingenian para practicar la fe en el confinamiento o en medio de drásticas restricciones a la vida pública. La creatividad y el tesón se han agudizado: hemos visto a sacerdotes decir misa en azoteas, a fieles crear y compartir playlists de servicios religiosos en internet, y a monjas coser mascarillas para el personal sanitario, que lo ha dado todo en este trance y cuya dedicación es imposible de adjetivar: cualquier elogio se queda corto.

El brazo caritativo de las religiones se ha hecho aún más largo y decisivo en esta adversidad. Iglesias, sinagogas, mezquitas y templos de todos los credos, junto a sus entidades relacionadas, han redoblado esfuerzos para alimentar, vestir y proteger a las personas más vulnerables.

Pero en el ámbito de la fe religiosa hemos visto también negacionismos recalcitrantes y altavoces de desinformación, muchas veces espoleados por los gobernantes de algunos países: en Estados Unidos, evangélicos trumpistas se empeñan en congregarse; en los Balcanes y Europa del este, algunos líderes ortodoxos desafían las reglas de distancia interpersonal; en el orbe musulmán, pese a que Arabia Saudí cerró La Meca a las peregrinaciones del exterior, hay imanes que cuestionan el cierre de mezquitas; judíos ultraortodoxos retan a las autoridades en Israel y en Nueva York con ritos masivos sin mascarilla; y en el ámbito católico, algunos grupos –pocos, por fortuna– aún refunfuñan por los decretos de las autoridades sobre aforo de las misas.

Este año doliente que concluye dará paso a un 2021 que, gracias a las vacunas anti-Covid, promete encarnar el principio del fin de la pandemia. Me quedo a este respecto con la apelación del papa Francisco en el mensaje urbi et orbi de Navidad: “En este tiempo de oscuridad e incertidumbres aparecen luces de esperanza como la de las vacunas, pero para que estas luces lleven esperanza al mundo entero tienen que estar a disposición de todos”. Para que el 2021 sea el año bendito de la vacuna, sus preciadas dosis deben llegar a las periferias de la sociedad, a los migrantes atascados en campos insalubres, a las poblaciones sometidas a guerras, y a los países pobres; o la humanidad anotará otro fracaso.

San José nos enseña a acoger a Jesús

Tribuna libre de Federico Mantaras Ruiz-Verdejo, administrador diocesano de Asidonia-Jerez en Diario de Jerez

Fuente Diario de Jerez

Artículo original en Diario de Jerez, pinchando aquí

En este año que empieza el papa Francisco quiere que san José tenga una relevancia especial, por eso ha querido dedicarle una Carta Apostólica para que nos fijemos en él y aprendamos de su modo de actuar: en segunda línea, con discreción, sin protagonismos, aceptando y cumpliendo la voluntad de Dios en su vida.

José estaba desposado con María, pero “antes de vivir juntos María había concebido”. Cuando José se entera del embarazo de María se le viene el mundo encima, sabe que el hijo no es suyo y no entiende nada de lo que está pasando, por eso se llena de tristeza y entra en una profunda desolación. Por una parte, su cabeza le dice que su esposa está embarazada y que él no es el padre, por otra parte, su corazón le dice que María es incapaz de hacer nada malo. José sufre por la Virgen, a la que no quiere hacer ningún daño, y sufre por él mismo, porque se le viene abajo todo su proyecto de vida junto a María. No sabe qué hacer, en su mente todo está oscuro.

José tiene que pasar por momentos muy duros de desesperación, de tristeza y de lucha, así nos enseña que Dios no nos promete una vida cómoda y tranquila, Él permite pasemos por momentos de prueba, pero nunca nos deja solos y nos sostiene en las adversidades.

En medio de esta confusión, José le grita a Dios en el profundo silencio de la noche, y el Padre, que atiende sus lágrimas y gemidos, le envía su mensajero, para que, en lo hondo del sueño, le desvele sus planes. Este sueño ilumina su mente y esponja su corazón, y hace que en un instante su oscuridad se convierta en luz. El encargo que el ángel de Dios hace a José es que acoja a María en su casa, pues la criatura que tiene en su vientre viene del Espíritu Santo. También Dios nos pide a nosotros que acojamos a María en nuestra casa, pues a través de ella sigue viniendo el Salvador a nuestra vida. Acoger a María supone atenderla, dedicarle tiempo, amarla, observarla, escucharla, imitarla…

Otro momento duro para José será el tener que desinstalarse y dejar su casa por causa del decreto del emperador Augusto, que pretende hacer un censo del Imperio romano para que todos paguen los impuestos. “También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse junto con su esposa María, que estaba encinta”. Este decreto, obliga a José y a María a dejar su hogar, su familia y su vida en Nazaret y a ponerse en camino hacia un destino incierto. Hay ciento cincuenta kilómetros de Nazaret a Belén, treinta horas a buen paso, cuatro días de viaje. Los caminos son malos, hace frío, están cansados…

Sin embargo, no encontramos en los protagonistas quejas ni lamentos, todo lo contrario, José y María de ponen en manos del Padre providente y eso hace que aquel camino se llene de belleza. Podemos contemplar la escena: la belleza de sus miradas, de sus conversaciones, de sus reflexiones, de sus silencios, de esa presencia de Dios que los inunda… No hay ruidos, no hay lujos, no hay nada deslumbrante… pero la escena está llena de belleza.

Jesús nacerá pobre, en una cueva de Belén, en un pesebre que José había arreglado para que le sirviera de cuna, pero nace en un ambiente lleno de amor: con unos padres que se quieren entre ellos y que desde el principio llenarán a su niño de cariño. El Dios infinito que nace en la pobreza, sin nada accesorio, no prescinde de un padre y de una madre. La familia es necesaria, no es lujo, es algo esencial para que Jesús vaya creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia.

La Navidad viene asociada a la imagen de un padre, una madre y un niño, el nombre de Dios se asocia a los rasgos de misericordia y ternura. Dios se hace pequeño, en Él se unen la omnipotencia y la vulnerabilidad, la divinidad y la infancia… Un niño no se impone, no produce miedo, libremente lo podemos acoger o rechazar. San José nos enseña a acoger a Jesús con inmenso amor y a cuidarlo y protegerlo de la amenaza del mal para que no muera en nosotros y pueda llenar nuestra vida de luz y de alegría.

Nuevo número de la Revista de la Conferencia San Vicente OZANAM

La formación ha sido un asunto recurrente en las Conferencias. Se han promovido cientos de charlas y elaborado decenas de documentos y, sin embargo, a veces nos quedamos sólo con la parte de la actividad de la obra social o en la liturgia de las normas. A mi juicio, existe un serio problema de comunicación.

OZANAM Septiembre 2020 by VillamartínCofrade on Scribd

El Santo Entierro presidirá el Vía+Crucis oficial del Consejo local de Villamartín

Vía+Crucis que se celebrará de la forma que en su momento se estime oportuna atendiendo las indicaciones de la autoridad sanitaria el primer viernes de Cuaresma.

A falta de conocer como se llevara a cabo, debido a las medidas anti COVID-19, el Pleno de Hermanos Mayores designa al Santo Entierro de Villamartín, encargado del Vía+Crucis oficial del Consejo local de Hermandades y Cofradías de Villamartín, que se celebrará el 19 de febrero de 2021.

El acuerdo, que fue unánime, lo tomó el Pleno de hermanos Mayores en la sesión celebrada el pasado 11 de diciembre. El motivo de la propuesta ha sido la celebración del 25 aniversario de la reorganización de la Hermandad, con lanque el Consejo local de Hermandades y Cofradías de Villamartín, se une a la celebración de la efemérides.

A estas alturas del calendario no es posible precisar si el piadoso acto se hará con Nuestro Padre Jesús Yacente, o de otra forma. Tampoco si se hará por las calles o será un acto claustral. Habrá que esperar a que la fecha mas próxima y así decidirán, atendiendo las indicaciones de autoridad sanitaria, la forma en que se celebrará.

El Pleno de hermanos Mayores, ratifica a José Manuel Romo pregonero de la semana Santa de Villamartín 2021

En el Pleno celebrado el pasado 11 de diciembre, los hermanos Mayores de las Hermandades de Villamartín ratifican a José Manuel Romo Madera, pregonero de la semana Santa de Villamartín 2021

El gaditano José Manuel Romo Madera fue desiganado por el pleno de Hermanos mayores de las hermandades de Villamartín, como pregonero de la semana Santa de Villamartín 2020.

Como no se pudo celebrar el Pregón por los motivos que todos conocemos, este año en el primer Pleno celebrado el pasado 11 de diciembre, los hermanos mayores ratifican y vuelven a encargar el Pregón a José Manuel Romo Madera, como pregonero de la semana Santa de Villamartín para 2021.

El pregón que se celebrará el domingo de Pasión como es costumbre, presenta muchas incertidumbres debido a la imposibilidad de hacer previsiones a corto o medio plazo, pero aunque sea con aforo limitado y retransmitido en directo por TV, el Consejo local de Hermandades y Cofradías de Villamartín, confia tener a Romo Madera en el atril del teatro municipal Manuel Fraile de Villamartín el próximo 21 de marzode 2021.

Entidades de la Diócesis de Asidonia Jerez, se movilizan ante el drama que sufren las personas migrantes

Ante el Día Internacional del Migrante que se celebra hoy, día 18 de diciembre, un conjunto de entidades de Iglesia de la Diócesis de Asidonia-Jerez se unen para denunciar las injusticias que sufren las personas migrantes. En esta ocasión, señalan que deben cumplirse las condiciones fijadas por el Tribunal Constitucional para los rechazos de frontera en Ceuta y Melilla y ponen el foco en el drama de la migración en Canarias.

Una red de entidades de Iglesia se ha unido para conformar unaMesa de trabajo en la Diócesis de Asidonia-Jerezque se centra en denunciar cualquier acción que atente contra los derechos de las personas migrantes, así como promover prácticas sostenibles para el cuidado de nuestro planeta. 

La crisis económica, social y ambiental que hoy amenaza al planeta y a la humanidad tiene graves consecuencias y acelera el empobrecimiento de millones de personas en el mundo. Es por ello que la Iglesia, a nivel general, y concretamente en nuestra diócesis, no debe permanecer ajena a estos dos grandes problemas de la sociedad actual.

Esta Mesa Diocesana está guiada por las campañas “Migrantes con derechos” y “Enlázate por la Justicia”, promovidas a nivel nacional por Cáritas, Confer, Justicia y Paz, y la Subcomisión Episcopal de Migraciones y Movilidad Humana. Concretamente en la Diócesis, forman parte de esta iniciativa Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, la Delegación Diocesana del MSC de Jerez, Confer, Delegación Diocesana de Misiones de la Diócesis, Manos Unidas y REDES (representada por PROYDE y Siloé). No obstante, la mesa de trabajo está abierta a la participación de cualquier entidad afín. 

Devoluciones sumarias en Ceuta y Melilla y drama en Canarias

Ante el Día Internacional del Migrante, las organizaciones que integran la Red Migrantes con Derechos a nivel nacional, y con el apoyo de la Mesa Diocesana, insisten en que, desde hace años se recogen testimonios de devoluciones sumarias de un modo sistemático en la frontera de Ceuta y Melilla, y ante ello solicitan, la derogación de la Disposición Final Primera de la Ley Orgánica de protección de la Seguridad Ciudadana. 

Estos testimonios relatan las historias de personas que han sufrido rechazos en frontera en la valla de Melilla siendo menores de edad, sin poder acceder al puesto fronterizo de Beni Ezar para pedir asilo con severas heridas físicas.

El Tribunal parece avalar la constitucionalidad de los rechazos en frontera sólo si cumplen tres condiciones: aplicación a las entradas individualizadas, sometimiento pleno y efectivo al control judicial, y que en ellos España cumpla las obligaciones internacionales adquiridas. En realidad, el TC limita su juicio de constitucionalidad al texto en abstracto de la disposición adicional, reconociendo que será preciso juzgar la legalidad y aun la constitucionalidad de cada actuación administrativa por la que se rechace a una persona en la frontera de Ceuta o de Melilla.

Además, poniendo el foco en Canarias, en los últimos meses han llegado miles de inmigrantes y muchos han muerto en su dramático viaje pagando un alto precio solo por buscar un futuro mejor más allá de sus fronteras. Y es que, el drama de la migración, no es solo canario o español, es una problemática que afecta a el mundo entero y es por ello que ni la ciudadanía ni las instituciones deben ser ajenas al sufrimiento de estas personas. 

Tampoco podemos obviar la complejidad de situaciones que convergen en este drama: la injusticia del comercio internacional, el hambre, las guerras inducidas en países con riquezas mineras, los regímenes políticos dictatoriales que expolian y reprimen a su pueblo, las persecuciones políticas y religiosas, las mafias organizadas, los desplazamientos forzosos a causa del cambio climático… Es por ello que la necesaria regulación de las migraciones pasa por abordar sus causas para asegurar el primer derecho de un emigrante, permanecer o regresar a su casa de manera voluntaria.

Las entidades que componen la Mesa creen que “es imprescindible crear en los países de origen posibilidades concretas de vivir con dignidad y simultáneamente, en los de destino, salvar su vida y hacernos cargo de su existencia a través de un conjunto de acciones que el Papa resume en “acoger, proteger, promover e integrar”.  De este modo, animan a seguir la invitación lanzada por el Pontífice en su encíclica “Fratelli Tutti” a recibir la llegada de personas diferentes, que proceden de un contexto vital y cultural distinto, como “un don, porque las historias de los migrantes también son historias de encuentro entre personas y entre culturas: para las comunidades y las sociedades a las que llegan son una oportunidad de enriquecimiento y de desarrollo humano integral de todos”. 

Convocatoria en Jerez con motivo del Día del Migrante

La Mesa Diocesana ha organizado el próximo viernes, 18 de diciembre a las 20 horas en la plaza del Arenal un acto público, respetando las medidas pertinentes sanitarias, por todas aquellas personas que perdieron su vida buscando un futuro más digno fuera de su hogar. Esta actividad se enmarca en el ya tradicional Círculo de la Fraternidad que se celebra en Jerez el último jueves de cada mes con el objetivo de denunciar diferentes problemáticassociales.

Asimismo, esta Mesa Diocesana organizará diferentes acciones a lo largo del curso tanto en el ámbito de las migraciones como en el de la ecología, dos temas abordados con especial preocupación por el Papa Francisco.

El artista local José Carlos Naranjo realizará el cartel de la Semana Santa de Villamartín 2021

El Pleno de hermanos Mayores acuerda por unanimidad encargar al artista villamartinense José Carlos Naranjo, el cartel anunciador de la semana Santa de Villamartín para el año 2021

El Consejo local de Hermandades y Cofradías da un giro al cartel, que todos los años anuncia la semana Santa del pueblo serrano de Villamartín. En Pleno celebrado el pasado 11 de diciembre, los mandatarios de la hermandades locales acuerdan encargar al joven pintor José Carlos Naranjo recién afincado en Cádiz, el cartel de anunciador para la semana Santa de Vilamartín 2021.

José Carlos naranjo abre recientemente estudio en Cádiz, después de su periplo por Londres, donde expuso en SCAN Projects Room. El trabajo de José Carlos Naranjo (Villamartín, Cádiz, 1983) trata de explorar los límites de la imagen usando la pintura como medio. Licenciado en Bellas Artes, con la especialidad de pintura, en la Universidad de Sevilla y continúa su formación académica con un Master en Arte “Idea y Producción” en la Universidad de Sevilla Su exposición individual más reciente ha sido en la Galería Birimbao de Sevilla en 2020, donde también ha realizado otras tres exposiciones individuales. Así mismo, ha expuesto de manera individual en la Galería Yusto/Giner de Marbella, la Sala Rivadavia de la Diputación de Cádiz y en SCAN Projects Room de Londres

Entre sus exposiciones colectivas realizadas podemos destacar en Gray Contemporary en Houston, Texas. Unit 1 Gallery de Londres, en Fundación Casa Vila de Casa en Barcelona, CAC de Málaga, Fundación Valentín de Madariaga de Sevilla, ICAS Sevilla, Galería Birimbao y Galería Luis Adelantado de Valencia Ha sido seleccionado para participar en el programa “A Secas” en el CAAC Centro Andalúz de Arte Contemporáneo de Sevilla. La residencia de pintura en la School Visual Art de Nueva York en 2013. La beca “Sevilla es Talento” dirigida por Curro González y Chema Cobo en Sevilla en 2013. Curso de Vigencia y Actualidad del Dibujo III dirigido por Juan Lacomba en 2010 y en dos ocasiones la Cátedra de pintura dirigida por Antonio López García en 2010 y 2009.

La beca de paisaje Fundación Rodríguez-Acosta de Granada y la Beca del Palacio del Quintanar, Academia San Quirce. en Segovia Destacamos entre los premios obtenidos, el Premio BMW de pintura en 2013 y el Figurativas´11 de Barcelona. Además, el primer premio en el Griffin Art Prize Iberia de Londres y el Club del Arte Paul Ricard en Sevilla Su obra forma parte de colecciones como CAC Málaga, UNIA Universidad Internacional de Andalucía, BMW Ibérica, Paul Ricard. MEAM de Barcelona, Museo Alcalá de Guadaira y colecciones privadas en España, Portugal, Estados Unidos y Reino Unido. En la actualidad vive y trabaja en Cádiz.

Diario de Cádiz, se hace eco de la noticia:

https://www.diariodecadiz.es/sierra/Carlos-Naranjo-Semana-Santa-Villamartin_0_1528647567.html

El Santo Padre convoca el año de San José en su 150 aniversario como Patrono de la Iglesia Universal

El Santo Padre anunció en la jornada de ayer en la carta apostólica Patris corde el año dedicado a San José, en su 150 aniversario como Patrono de la Iglesia Universal.

El Papa Francisco ha anunciado la celebración de un año dedicado a San José. Con la Carta apostólica Patris corde (Con corazón de padre), el Pontífice recuerda el 150 aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal y, con motivo de esta ocasión, a partir de hoy y hasta el 8 de diciembre de 2021 se celebrará un año dedicado especialmente a él.

San José fue proclamado patrón de la Iglesia católica universal por el Papa Pío IX mediante el decreto Quemadmodum Deus, del 8 de diciembre de 1870. Hoy se cumplen exactamente 150 años y el Papa Francisco ha querido acercarse a la figura del padre putativo de Jesús, a quien describe en su carta como un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida, y un trabajador siempre en la sombra.  

En el trasfondo de la Carta apostólica, está la pandemia de Covid-19 que, según el Papa, “nos ha hecho comprender la importancia de la gente común, de aquellos que, lejos del protagonismo, ejercen la paciencia e infunden esperanza cada día, sembrando la corresponsabilidad”. Como San José, “el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta”. Y sin embargo, el suyo es “un protagonismo sin igual en la historia de la salvación”. 

Con su carta apostólica sobre el esposo de la Virgen, Francisco enriquece la figura de un santo cuya fiesta litúrgica fue proclamada el 19 de marzo por el Papa Sixto V a finales del siglo XV. Su proclamación como patrón del mundo obrero el 1 de mayo fue obra de Pío XII en 1955.

Autor: Conferencia Episcopal Española

Indulgencia Plenaria con motivo del año dedicado a San José

PINCHA AQUÍ PARA LEER EL DECRETO DE CONCESIÓN DEL DON DE INDULGENCIAS ESPECIALES POR MOTIVO DEL AÑO DE SAN JOSÉ

“Se concede la indulgencia plenaria a cuantos mediten al menos durante 30 minutos la oración del Padre Nuestro, o participen en un Retiro Espiritual de al menos una jornada donde se realice una meditación sobre San José”.

“Aquellos que sobre el ejemplo de San José realicen una obra de misericordia corporal o espiritual podrán igualmente conseguir el don de la indulgencia plenaria”.

“Para que todas las familias cristianas se sientan estimuladas a recrear el mismo clima de íntima comunión, de amor y de oración que se vivía en la Sagrada Familia, se concede la indulgencia plenaria por el rezo del Santo Rosario en las familias y entre los novios”.

“Podrá conseguir la indulgencia plenaria aquel que confíe cotidianamente sus actividades a la protección de San José y cada fiel que invoque con la oración la intercesión del Artesano de Nazaret para que, quien se encuentre a la búsqueda de empleo, pueda encontrar ocupación y que el trabajo de todos sea digno”.

“Se concede la indulgencia plenaria a los fieles que reciten las Letanías a San José (para la tradición latina), o el Akathistos a San José, entero o al menos una parte (para las tradiciones bizantinas), u otra oración a San José propia de otras tradiciones litúrgicas por la Iglesia perseguida ad intra ad extra y para el alivio de todos los cristianos que padecen alguna forma de persecución”.

Asimismo, “para reafirmar la universalidad del patrocinio de San José sobre la Iglesia, además de dichos motivos, la Penitenciaría Apostólica concede la indulgencia plenaria a los fieles que reciten cualquier oración legítimamente aprobada o acto de piedad en honor de San José”.

“Por ejemplo, ‘A ti, oh, San José’, especialmente desde el 19 de marzo hasta el 1 de mayo, en la Fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, en el Domingo de San José (según la tradición bizantina), el 19 de cada mes y cada miércoles, día dedicado a la memoria del Santo según la tradición latina”.

El Decreto finaliza especificando que “en el actual contexto de emergencia sanitaria, el don de la indulgencia plenaria se extiende de forma particular a los ancianos, a los enfermos, a los agonizantes, y a todos aquellos que por motivos legítimos se encuentran imposibilitados a salir de casa, a los cuales, con el alma libre de todo pecado y con la intención de cumplir, en cuanto sea posible, las tres condiciones habituales, en su casa o donde les retiene su enfermedad, reciten un acto de piedad en honor a San José, consuelo de los enfermos y patrono de la buena muerte, ofreciendo con fe a Dios los dolores y sufrimientos de la vida”.

CARTA APOSTÓLICA PATRIS CORDE DEL SANTO PADRE FRANCISCO by VillamartínCofrade on Scribd