Home » Noticias Cofrades » Lecturas del día » La Iglesia venera hoy a Nuestra Señora de Lujan

La Iglesia venera hoy a Nuestra Señora de Lujan

Miércoles de la tercera semana de Pascua

Evangelio según san juan 6,35-40.

Jesús dijo a la gente: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí siempre tendrá el hambre, el que se convertirá en mi vida. 
Pero ya les he dicho: ustedes me han visto y sin embargo no creo. 
Todo lo que me da el padre viene a mí, y al que venga a mí yo no a lo recargo, 
porque él ha bajado el cielo, no para hacer mi voluntad, sino 
que me ha enviado. no pierda nada de lo que él me dio, sino que lo resucite en el último día. 
Esta es la voluntad de mi Padre: que el que ve al Hijo y cree en él, tenga Vida eterna y que usted resucite en el último día «.

Nuestra Señora de Lujan

A 60 kilómetros al oeste de Buenos Aires se halla la villa de Luján. En 1630 no había en aquel paraje ningún rastro de población y sólo era frecuentado por las caravanas de carretas y las rescuas de mulas tucumanas que bajaban o subían del puerto de Buenos Aires.

Sucedió que un portugués dueño de una estancia, a cuarenta leguas de la ciudad, trató de erigir en ella una modesta capilla dedicada a la Inmaculada Concepción de la Virgen. Para esto le pidió a un amigo de Brasil que le envíe una imagen pequeña de la Virgen en aquel misterio. Su amigo le envió dos imágenes en bulto: una que representaba a María en su Inmaculada Concepción y que hoy se venera en el santuario de Luján y otra que tenía en sus brazos al Niño Jesús y ahora es venerada en Sumampa.

Partió entonces de Buenos Aires el encargado de conducir las imágenes. En la tarde del tercer día se detuvo la caravana para pasar la noche y al día siguiente el conductor de las imágenes preparó los bueyes para proseguir el viaje pero éstos no se movían. Vinieron en su ayuda troperos y peones pero no tuvieron suerte. Finalmente juzgaron que era necesario aliviar el peso de la carreta. Descargaron las imágenes y en ese momento los bueyes pudieron moverse con facilidad. Queriendo cerciorarse si el obstáculo provenía de las imágenes las pusieron nuevamente en la carreta y no se pudo mover. Entonces viendo que las imágenes se querían quedar en aquel lugar decidieron que una de ellas permaneciera en la Cañada y la entregaron al dueño de esas tierras. La fama del prodigio corrió hasta Buenos Aires y no faltaron quienes emprendieron un viaje a Luján para contemplar la imagen.

En 1887 la imagen fue coronada canónicamente por el Papa León XIII.

 

Check Also

La Iglesia celebra hoy la festividad de los Santos Ponciano e Hipólito de Roma

Martes de la decimonovena semana de Tiempo Ordinario.

Deja un comentario