Home » Cartas al Director » «La infinita bondad de la Iglesia» por Francisco Gil Solano

«La infinita bondad de la Iglesia» por Francisco Gil Solano

 

Como villamartincofrade ha informado en estos últimos días, nos han llegado las noticias que se sucedieron en la madrugada del domingo en Jerez de la Fra.

Por lo visto, algún afectado por la crisis sustrajo de la Iglesia de Santiago, los dos farolillos y el hierro inferior que iluminaban el azulejo del Señor Prendío. Esta Hermandad ha decidido retirar el azulejo. Pero bueno, seguramente que la venta de estas sustracciones servirán para que una familia pueda alimentarse al menos un día.

En esa misma madrugada y en la misma ciudad, alguien que estaba pasando un auténtico calvario por el frío y que no tenía donde resguardarse prendió en llamas la puerta lateral de la Iglesia de Santa Ana para así poder calentarse.

El último gran gesto de la Santa Madre Iglesia por nuestros alrededores se ha podido ver esta madrugada en la sevillana Hermandad de las Siete Palabras. Alguien en la misma situación que quien atacó el azulejo del Prendimiento en Jerez, ha conseguido fracturar la puerta de un almacén que posee dicha Hermandad y se ha llevado las antiguas bambalinas de plata del paso de palio, 6 piezas de plata de orfebrería de «12 metros», dos águilas de plata bicéfalas del paso del Señor de la Misericordia, cada una de las cuales tiene 80 centímetros de alto y 1,20 metros de ancho, y una cartela de plata tallada en forma de óvalo que se sitúa en un lateral del paso, y que tiene un metro de ancho por 80 centímetros de alto, todos ellos elementos  de gran valor.

Yo entiendo que nuestro país está sumergido en una gran crisis y que hay mucha gente pasándolo mal de veras, pero estos sucesos son indignantes. Es un ataque al Patrimonio de estas Hermandades y no hay derecho.

Quiero mostrar mi más sincero apoyo a los Hermanos de estas Corporaciones.

Check Also

Mensaje de Antonio Luis Gómez, costalero del Prendimiento

En un viernes de Dolores diferente, y que iba a ser el último, pero ya …

Deja un comentario