sábado , 23 febrero 2019
Estás aquí: Inicio » Noticias Cofrades » Lecturas del día » La Iglesia venera hoy a Santo Pablo Miki
La Iglesia venera hoy a Santo Pablo Miki

La Iglesia venera hoy a Santo Pablo Miki

Miércoles de la cuarta semana de Tiempo Ordinario

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 6, 1-6

En aquel tiempo, Jesús se dirigió a su ciudad y lo seguían sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: «¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada? ¿Y esos milagros que realizan sus manos? ¿No es este el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?». Y se escandalizaban a cuenta de él. Les decía: «No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa». No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se admiraba de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

Santo Pablo Miki

Pablo Miki nació en Japón el año 1566 de una familia pudiente; fue educado  por los jesuitas en Azuchi y Takatsuki. Entró en la Compañía de Jesús y predicó  el evangelio entre sus conciudadanos con gran fruto.

Al recrudecer la  persecusión contra los católicos, decidió continuar su ministerio y fue apresado  junto con otros. En su camino al martirio, él y sus compañeros cristianos fueron  forzados a caminar 600 millas para servir de escarmiento a la población. Ellos  iban cantando el Te Deum. Les hicieron sufrir mucho. Finalmente llegaron a  Nagasaki y, mientras perdonaba a sus verdugos, fue crucificado el día 5 de  febrero de 1597. Desde la cruz predicó su último sermón.

Junto a el  sufrieron glorioso martirio el escolar Juan Soan (de Gotó) y el hermano Santiago  Kisai, de la Compañía de Jesús, y otros 23 religiosos y seglares.

Todos  ellos fueron canonizados por Pío IX en 1862.

Declarada una persecución  contra los cristianos, ocho presbíteros o religiosos de la Compañía de Jesús o  de la Orden de los Hermanos Menores, procedentes de Europa o nacidos en Japón,  junto con diecisiete laicos, fueron apresados, duramente maltratados y,  finalmente, condenados a muerte. Todos, incluso los adolescentes, por ser  cristianos fueron clavados en cruces, manifestando su alegría por haber merecido  morir como murió Cristo. Sus nombres son: Juan de Goto Soan, Jacobo Kisai,  religiosos de la Compañía de Jesús; Pedro Bautista Blásquez, Martín de la  Ascensión Aguirre, Francisco Blanco, presbíteros de la Orden de los Hermanos  Menores; Felipe de Jesús de Las Casas, Gonzalo García, Francisco de San Miguel  de la Parilla, religiosos de la misma Orden; León Karasuma, Pedro Sukeiro, Cosme  Takeya, Pablo Ibaraki, Tomás Dangi, Pablo Suzuki, catequistas; Luis Ibaraki,  Antonio, Miguel Kozaki y su hijo Tomás, Buenaventura, Gabriel, Juan Kinuya,  Matías, Francisco de Meako, Ioaquinm Sakakibara y Francisco Adaucto,  neofitos.

Deja un Comentario

Scroll To Top