jueves , 15 noviembre 2018
Estás aquí: Inicio » Noticias Cofrades » Lecturas del día » La Iglesia celebra hoy la festividad de Santa Atanasia
La Iglesia celebra hoy la festividad de Santa Atanasia

La Iglesia celebra hoy la festividad de Santa Atanasia

Martes de la decimonovena semana de Tiempo Ordinario

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 18, 1-5. 10. 12-14

En aquel momento, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:

«¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?».

Él llamó a un niño, lo puso en medio y dijo:

«En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ese es el más grande en el reino de los cielos. El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí.

Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en los cielos el rostro de mi Padre celestial.

¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en los montes y va en busca de la perdida? y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado.

Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños»

Santa Atanasia

También se celebra la festividad de los  Santos: Maximiliano Kolbe, presbítero y mártir, Patrono de los radioaficionados; Calixto, Marcelo, obispos y mártires; Eusebio, confesor; Betario, obispo; Eglón, Félix, Juniano, Marcelo, Rioveno, Ursicio, Demetrio, Tarsicio, mártires; Venenfrido, presbítero; Atanasia, viuda; Everardo, abad.

Pasó toda su vida en la isla de Egine (Grecia) en el siglo IX. A pesar de que aspiraba a la vida religiosa, se casó dos veces. La primera porque sus padres le obligaron a casarse con un joven rico y vivieron felices hasta que murió asesinado mientras defendía el puerto de Egine. Con su nuevo esposo, dedicaba tiempo para la oración y en socorrer a los pobres y abandonados. Vivieron de esta forma hasta que la edad y las fuerzas se lo permitieron. Cuando vieron que la muerte se avecinaba, se separaron. Anastasia se quedó en casa, convertida en la práctica en un convento y el marido abandonó la isla y entró en un convento en el que murió meses más tarde.

Deja un Comentario

Scroll To Top